Nuestros clientes repiten su estancia en Can Ribes porque han encontrado una masía tranquila, valoran positivamente el cuidado que tenemos por el medio ambiente y, además, han podido disfrutar de la oferta deportiva y cultural que ofrece el entorno. Han pasado por Can Ribes grupos de deportistas, institutos, grupos universitarios, orfeones y familias.

“Hola Inma, me lo he pasado muy bien y me he reído mucho contigo. (…) Nos regalas un gato?”

Los grupos de deportistas de 10 a 20 personas han buscado un paquete de alojamiento combinado con las prácticas de alguno de los deportes acuáticos en Banyoles (remo, piragüismo, natación, ciclismo,triatlón). Para disfrutar de un buen descanso, han preferido la calma de Camós, un pueblo a tan sólo cuatro kilómetros de la ciudad de Banyoles.

“Hem gaudit molt de Can Ribes. Un record grat quedarà per sempre”

“El temps passa, Can Ribes queda.”

Seguimos teniendo clientes de clubes y federaciones de deporte que nos visitan porque valoran positivamente la flexibilidad de horarios del comedor o el servicio de cocina de dietas especiales, muy importante para los deportistas de alto rendimiento. Y también porque gozan de libertad para realizar actividades dentro de la casa, aspecto importante para los acompañantes de deportistas que deben competir o entrenar. El grupo puede alquilar la casa entera. Servicios como éste o como los dormitorios adaptados para deportistas hasta 25 personas, hacen de Can Ribes una de las casas rurales más solicitadaspara esta clase de eventos.

“Hola Inma, soy Elena. Me gustaría estar todo el rato aquí. Un siglo entero. Los gatitos són superbonitos y los perritos muy obedientes. …”

Hemos tenido grupos de escuelas, institutos o universitarios, mayoritariamente de origen alemán, que han aprovechado los cursos y seminarios que ofrecemos. Las familias con niños también han alquilado la masía Can Ribes o bien por habitaciones, o completa, a un precio pactado. Mientras los mayores disfrutan del ciclismo o el senderismo, los niños disfrutan de las instalaciones de Can Ribes pensadas para ellos, como el parque infantil. Pasean con alguna de nuestras dóciles mascotas, o bien participan en alguna actividad planificada para los más pequeños. Todo ello en un entorno seguro y que fomenta el contacto con la naturaleza en todo momento.

“Hola Inma, me lo he pasado muy bien y me he reído mucho contigo. (…) Nos regalas un gato?”

Los comentarios de nuestros clientes en el libro de visitas de Can Ribes constatan que la estancia en nuestra masía es especial e inolvidable para aquellos que nos visitan. Nosotros nos esforzamos para que así sea.

El personal de Can Ribes está cualificado y habla inglés, alemán, francés, italiano, español y catalán.

 

SUBE